Los dispositivos tecnológicos empleados dentro de la medicina son utilizados constantemente, más aún cuando la demanda en la clínica u hospital es alta. Por lo tanto la exactitud y precisión de las mediciones en los equipos médicos pueden llegar a presentar variaciones, que son generadas por el desgaste de sus piezas, interferencias causadas por irregularidades en la línea eléctrica, polvo, falta de mantenimiento, etc. Por lo que requieren de una validación periódica y correcciones por medio de una calibración.
Es indispensable que la información obtenida de la calibración del equipo sea registrada y almacenada en el expediente del equipo ya que de acuerdo a la NOM-197-SSA1-2000 indica que todos los equipos que se encuentren en establecimientos de atención médica se deben revisar y calibrar, todo debe quedar anotado en la bitácora correspondiente.
La Organización Mundial de la Salud ha definido en su documento de Regulaciones de Equipo Médico (Medical Device Regulations), que la supervisión de los dispositivos médicos en uso asegura al usuario que los equipos siguen siendo seguros para emplearse en los pacientes. Es por ello que exhortan constantemente a los países miembros de la OMS a realizar una vigilancia rigurosa en los mismos. Así mismo desde la 60va Asamblea Mundial de la Salud celebrada el 23 de mayo de 2007 se ha hecho hincapié a los países miembros, México entre ellos, a elaborar y supervisar el cumplimiento de normas que garanticen prácticas adecuadas de uso, fabricación, calidad, seguridad y eficacia de los dispositivos médicos